#EntrevistaSinFiltrar a Manu Clemente Silla

Clara Castellote Moreno, estudiante del Máster Universitario en nuevos periodismos, comunicación política y sociedad del conocimiento en la Universitat de València, como parte de sus trabajos prácticos del mismo, está realizando una serie de entrevistas en Chiva, su pueblo natal. La primera de ellas se la realiza a Manu Clemente Silla, Concejal de Desarrollo Urbano y Sostenibilidad en el Ayuntamiento de Chiva, por Chiva Unida EUPV-IU.

 

Pregunta: A estas alturas de la Legislatura, ¿qué tal las relaciones con el resto de grupos políticos del Ayuntamiento? 

Respuesta: La convivencia, en cualquier ámbito de la vida, no es sencilla y requiere de una atención constante. Ahora bien, en líneas generales aunque con salvedades, las relaciones son cordiales y respetuosas entre todas las formaciones. Eso no significa que no existan diferencias, las hay y muchas, con la Oposición y entre los partidos del propio Gobierno, pero siempre desde el respeto institucional. Lo preocupante sería que todos pensásemos de forma homogénea. 

Chiva, por desgracia, siempre ha estado marcada por la inestabilidad. Varias mociones de censura, rupturas de Gobierno, transfuguismo de unos partidos políticos a otros y hasta un “tamayazo” en la anterior Legislatura. Afortunadamente, pese al empeño de algunos sectores, en la actual etapa estamos anteponiendo la estabilidad y los intereses de la ciudadanía, a las diferencias que nos puedan separar; siempre y cuando éstas no sean inasumibles, claro. 

 

P: ¿Cómo viviste hace unos meses el conflicto del centro urbano? Empezó como un proyecto colectivo de todo el Gobierno, pero se acabó personalizando en ti. 

R: Te diré con total sinceridad que ha sido muy desagradable. Podríamos entrar a valorar aciertos y errores del propio proyecto en sí o de los partidos políticos, pero en general, lo que hemos visto ha sido un acoso y derribo, como bien dices, muy personalizado. Un penalti sólo lo puede fallar la persona que esté dispuesta a chutar el balón y en política pasa algo parecido, quienes no hacen nada, pasan desapercibidos. Sin embargo, a quienes nos esforzamos y trabajamos por mejorar las cosas, nos lleva a sufrir ataques verdaderamente primarios y agresivos en alguna ocasión. 

Este no debería el precio de dedicar una parte de tu vida a intentar mejorar las cosas, porque ese es el fin que los de siempre quieren conseguir: alejar a la gente de la política y que siga todo igual. Es urgente humanizar la política. 

Conversando con personas muy cercanas, me dijeron una frase que me marcó: “Te están tratando peor que a un corrupto o a un terrorista por una puta calle”, textualmente. No se lo negué, pero también he querido siempre poner en valor a las personas que me han mostrado su apoyo, que han sido muchísimas aunque menos ruidosas, por la valentía de afrontar algo que antes o después, otras personas tendrán que abordar. 

Al final, lo único que he pretendido es mejorar la calidad de vida en el centro urbano, para toda la ciudadanía, pero especialmente para las personas más vulnerables por problemas de movilidad. Además de la dinamización del comercio y la economía, que siempre sale reforzada en este tipo de intervenciones urbanas. Y eso me aporta paz, saber que con algunos aciertos y muchos errores, lo único que has pretendido es mejorar tu pueblo. Eso apaga todo su ruido. Y aunque no vayamos a ejecutar el proyecto inicial en su totalidad, la transformación y la mejora va a ser sustancial. 

 

P: ¿Crees que la estrategia de difusión de bulos y noticias falsas que estamos viendo a nivel nacional e internacional, está ocurriendo a escala local? 

R: Los bulos, la rumorología y ese tipo de estratagemas que sólo saben utilizar las personas que se mueven por el odio, la envidia y su incapacidad, están a la orden del día. Muchas veces me acuerdo de una anécdota del libro “Patria”, de Fernando Aramburu, que leí hace años y me marcó, en la que una de las protagonistas cuenta, como consecuencia de este tipo de manipulaciones, que en su pueblo vive “gente que hoy te da un abrazo y mañana, por lo que sea que le hayan contado, deja de dirigirte la palabra.” Define muy bien el comportamiento de algunos elementos en nuestro pueblo, pero por suerte son una minoría. 

Respecto a la prensa, nuestra comarca y el interior valenciano en general tienen un gran vacío informativo. Los grandes medios no suelen informar a la ciudadanía de buenos proyectos, lo poco que se publica suele ser negativo, morboso y en muchas ocasiones, falso. 

Lo vimos claramente con el centro urbano. Un camión de reparto que pasa a duras penas por la cuesta del Lavadero o un atasco de tráfico en la Plaza de la Iglesia. Ahora, con dos carriles para el tráfico en el centro, los camiones de reparto siguen colándose por la cuesta del Lavadero para dar menos vuelta. Y si un camión de grandes dimensiones ocupase la Plaza de la Iglesia, generaría otro atasco, aunque la vecina del tercero no le haga foto. Esto es así con uno, dos o catorce carriles en el centro. Entonces, podemos deducir la intencionalidad que se tuvo en ese momento y lo calificaría de muchas maneras menos de información. 

También hemos visto recientemente que un diario autonómico publicó en exclusiva la apertura de juicio oral en el caso de las productividades del Ayuntamiento. La noticia anticipó la estrategia que algunos van a seguir: focalizar toda la responsabilidad en el Alcalde, evitando hacer mención al resto de concejales, como si no tuviesen nada que ver. Además, se acompañó la noticia con una foto que salimos el Alcalde y yo, que nada tengo que ver en ese proceso. Yo presté declaración en las diligencias previas, la Jueza me dio la razón y me mandó a casa. ¿Con qué objetivo ponen mi cara en la noticia de un proceso del que soy ajeno y omiten al resto de concejales encausados? Desprestigiarme política y personalmente a mí por una parte y por otra, culpabilizar únicamente a Emilio; ambas cosas totalmente injustas. 

Pienso que de estos ejemplos podemos deducir que efectivamente la estrategia de la posverdad y la desinformación, han llegado por desgracia a la política municipal también. Yo apelaré siempre a los hechos y a los datos, a que la sociedad no se deje influir por opiniones intencionadas y tengan voluntad de escuchar todas las partes y contrastar la información antes de sacar conclusiones. 

 

P: Hemos hablado sobre el conflicto que trajo consigo la reestructuración del centro urbano, ¿crees que uno de los problemas ha sido que no hay suficiente espacio para aparcar? Y la calle Dr. Nácher, ¿en qué va a quedar? 

R: Pienso que ha habido varios problemas, pero el aparcamiento no es uno. La implantación del urbanismo táctico coincidió en el tiempo con el cierre del Parking del centro por parte de la empresa propietaria. Ambas, son cosas totalmente distintas entre sí, además de que en la calle Doctor Nácher nunca ha habido aparcamiento. Pero hubo quien quiso mezclarlo todo. Yo me preguntaría por qué el Parking está cerrado y por qué desde el Ayuntamiento no se ha informado a la ciudadanía de la situación. 

La reurbanización de la calle Doctor Nácher y la reparación de la calle Pascual Piquer, tienen el proyecto prácticamente finalizado ya. Enseguida se iniciará el proceso para licitar la obra pero, dadas las fechas en las que estamos y para no perjudicar las fiestas, pospondremos el inicio de las obras a después del verano. 

El centro urbano va a tener una mejora sustancial. En la calidad de las instalaciones eléctricas y de aguas, estas últimas con varias averías en marcha ahora mismo debido a su antigüedad. Y a nivel estructural, convirtiéndose en una plataforma única, sin aceras ni obstáculos, de prioridad peatonal para beneficio de las personas y del comercio, pero conservando los dos sentidos de circulación de vehículos, respetando la voluntad de la ciudadanía como ya me hubiese gustado que respetasen otros políticos en otros temas. 

 

P: Muchos vecinos hablan sobre las malas condiciones de limpieza e iluminación que hay en el pueblo y asocian ese trabajo a urbanismo. ¿Estos asuntos son realmente competencia de tu concejalía? 

R: Afortunadamente, urbanismo no lo abarca todo. 

La recogida de basuras y la limpieza de calles, es una concejalía en sí misma que gestiona otro partido. Si este servicio lleva cuatro años fuera de contrato, lo raro sería que funcionase bien. Hace unos días se aprobó en Pleno la licitación del contrato y desde Izquierda Unida votamos a favor, pese a no ser el modelo que nos gustaría. Precisamente por lo que decía al principio, porque sabemos anteponer el bienestar de nuestro pueblo a posturas políticas inamovibles. 

Otros ámbitos, como la iluminación, las farolas o la pintura vial, corresponden a la Concejalía de Servicios Municipales, de la que su hasta ahora titular ha dimitido por razones laborales y el Alcalde me ha pedido que le eche un cable con ese tema. Lógicamente acepté y en todo lo que pueda contribuir, lo haré de buen gusto. 

 

P: El mantenimiento de parques y el asfaltado de las calles sí que son trabajo de urbanismo, ¿qué piensas hacer con esto en lo que queda de legislatura? 

R: El mantenimiento de jardines y parques ha sido reforzado con una empresa externa, que de forma permanente está revisando todos los elementos. Aunque no hayamos prestado atención a informar de las actuaciones que va realizando, es fácil ir a un parque y encontrarlo con el banco recién pintado, la fuente arreglada o los columpios reparados y barnizados. Todavía no ha podido llegar a todos, pero ese es el camino y llegará. Esa me ha parecido una apuesta importante. Y en materia de inversiones, pues hemos renovado varios parques como Río Turia o Loma del Castillo, tenemos en marcha Paseo Argentina y Germán Gaudisa, y vendrán otros después. 

Las calles no se quedan atrás. En lo que va de Legislatura hemos intervenido en más de 40 calles distintas, desde Sierra Perenchiza hasta Las Pedrizas, pasando por el casco urbano; algunas recién acabadas como El Pilar, otras en marcha como Las Peñas y alguna que empezará en pocas semanas como Lepanto. Además de eso, hay que añadir otro paquete de más de 200 mil euros para inversión en viales de Calicanto que ya tienen el proyecto acabado y se va a licitar la obra, además de otros paquetes de calles que se tramitarán en las próximas semanas. Los plazos administrativos nunca juegan a nuestro favor, por ello, quiero esperar al último día de Legislatura para poder hacer balance y pienso que va a ser muy positivo. 

 

P: A parte de esto, ¿vas a ejecutar algún plan especial de urbanismo? 

R: Ahora mismo tenemos dos en marcha, ya se adjudicaron los contratos y el estudio está finalizando los trabajos: un Plan Especial urbanístico para el Castillo de Chiva y su entorno BIC (Bien de Interés Cultural) y otro Plan Especial urbanístico para el Casco Antiguo o núcleo histórico. 

Lejos de los parches o el abandono, estos planes sientan las bases del medio y largo plazo. Son los cimientos de algo precioso. Dotan al Ayuntamiento y a la ciudadanía del instrumento para actuar de manera inmediata en estos espacios, desde las sucesivas caídas de ribazos de piedra que llevamos viendo en el Castillo desde hace décadas, el desprendimiento más reciente ya tiene su arreglo en marcha, hasta la regeneración urbana en el Casco Antiguo, sin trabas ni plazos eternos y con unas directrices claras desde un prisma patrimonial, cultural y turístico. 

A todo el mundo nos gusta pasear por castillos o cascos históricos de otros pueblos y ciudades, porque están puestos en valor durante décadas. Estos planes significan las bases de ese objetivo. Es un proceso largo, riguroso, pero que dará sus frutos. Y si quienes sigan en las próximas Legislaturas cumplen con estos planes y las inversiones marcadas, vamos a sacar a relucir estos dos diamantes en bruto que tenemos en Chiva y que estamos puliendo ahora: nuestro Castillo y nuestro Casco Antiguo. 

 

P: Cambiando un poco de tema, está claro que existe un problema con las empresas que quieren construir megaparques de placas fotovoltaicas. ¿Cuáles son las medidas que las instituciones están llevando a cabo para evitar su instalación? 

R: Recientemente hemos aprobado en Pleno la medida más contundente que un Ayuntamiento puede tomar al no tener competencias en suelo rústico: redactar y aprobar una modificación del planeamiento urbanístico que acota el impacto paisajístico de estas instalaciones, favorece el autoconsumo y prohíbe las macroplantas eólicas y solares en todo nuestro término, especialmente en nuestro tesoro verde, que es la Sierra de Chiva. Esto ha venido precedido de multitud de actuaciones, tanto institucionales como desde las asociaciones. 

Como decía, los Ayuntamientos no tenemos esa competencia, que es autonómica, y será la Consellería competente la que tenga la última palabra. Desde aquí, acompañando a las asociaciones y a la ciudadanía en general, seguiremos defendiendo nuestra Sierra por encima de todo. Y dicho esto, si la Generalitat Valenciana modificase y corrigiese el decreto en cuestión, como piden las asociaciones y los pueblos, nos ahorraríamos este problema. Queremos renovables, son necesarias, pero así no, destruyendo más territorio no. 

 

P: Antes hemos hablado sobre las relaciones con los demás grupos del gobierno y de la oposición, ¿crees que los problemas que han traído las productividades han pasado factura? 

R: El pago de complementos de productividad a algunas trabajadoras y trabajadores del Ayuntamiento, ha sido y es un problema enquistado de las dos Legislaturas que llevamos gobernando, pienso que eso nadie lo duda. 

La denuncia del exalcalde del Partido Popular, nos quiso inculpar porque formábamos parte de la Junta de Gobierno, pero la razón pudo más. Izquierda Unida simplemente se ha limitado a votar en contra de estos pagos obedeciendo los informes técnicos, tanto de Secretaría como de Intervención, ni más ni menos. Así lo declaré, como te decía antes, y por ello la Jueza nos dio la razón y dejó a IU fuera del caso. 

Nuestra posición política ha sido mejor encajada desde una parte del Gobierno y peor desde la otra. A estos últimos les ha llevado a desarrollar una estrategia velada, de tapado, en nuestra contra. No creo que les sea de gran ayuda en su proceso judicial. 

 

P: A nivel orgánico, has dejado de ser Coordinador de IU en Chiva después de muchos años al frente. ¿Qué supone esto? 

R: Siendo bastante más joven que ahora, hace 14 años me vi en una situación política en la que, por convicción y sobre todo por responsabilidad, asumí el peso organizativo del colectivo de Izquierda Unida en Chiva, una tarea que jamás hubiese podido realizar sin el trabajo de muchas más personas. 

Y desde aquel 2008 ha pasado mucho tiempo, mucha gente, muchas alegrías y conquistas, también golpes y duras presiones. Han sido muchas vivencias en las que humildemente y siempre gracias al trabajo colectivo de base, hemos podido superar obstáculos y tener importantes conquistas. Ahora tocaba la renovación del Consejo Político Local y hace ya tiempo decidí no optar al cargo. Sigo formando parte del Consejo, pero centrado en otras tareas. 

Para mí, ha sido un honor poder haber estado ahí todos estos años. Pienso que era el momento ideal para una renovación, para el inicio de una nueva etapa y toda la Asamblea pensamos en la misma persona: nadie mejor que Quique Nácher para asumir la responsabilidad de ser Coordinador local. Le conozco desde hace muchos años, hemos trabajado juntos en una fábrica los fines de semana compaginando con los estudios, y ahora trabajamos juntos sirviendo a nuestro pueblo en el Ayuntamiento, y sólo veo una persona responsable, rigurosa y capacitada para, usando sus propias palabras, “ofrecerle a Chiva un horizonte de progreso”

Esto ha sido siempre y sigue siéndolo una lucha colectiva, de un conjunto de personas que formamos un equipo y estaremos apoyando a Quique en todo. 

 

P: Y para finalizar, ¿cuál es el proyecto que más destacarías de todo este ciclo?

R: Plan General, Plan General, Plan General. Una apuesta de futuro para Chiva, una mirada de largo recorrido, una superación de la política electoralista, un proyecto que mira más allá de las siguientes elecciones, una convicción profunda para las próximas generaciones. 

El impulso desde el Ayuntamiento de Chiva para la redacción del Plan General de ordenación urbana, su posterior tramitación y aprobación definitiva por parte de la Generalitat Valenciana, se alargará durante varias Legislaturas. Esto es el principio de un largo camino que nuestros municipios vecinos ya empezaron a recorrer hace años y están recogiendo los frutos. Su éxito dependerá de la altura de miras de las y los políticos locales que vengan. Espero que no suceda como con el Plan General de ordenación urbana aprobado por PSOE e IU en el año 2003 y que el resto de formaciones políticas sepa valorar la envergadura y la trascendencia de este proyecto. 

Este documento está en marcha, con un importante estudio urbanístico redactándolo, bajo supervisión técnica municipal y con una apuesta política que tiene como ejes la regeneración urbana para dar vida a los núcleos de población ya existentes sin que caigan en el abandono, el desarrollo industrial y logístico para crear empleo en base a un modelo productivo estable, la construcción de vivienda pública para atender las necesidades de las personas más vulnerables y la independencia de la juventud, la construcción de infraestructuras que modernicen y mejoren nuestras comunicaciones como pueblo, y la puesta en valor y la protección tanto de todo el patrimonio histórico como medioambiental, para convertir a Chiva en un referente de ocio cultural y turismo sostenible, que a su vez, genere retorno y riqueza en el municipio. Y con eso, vaya si me doy por satisfecho.