Las vecinas y los vecinos de Chiva decidirán el diseño del centro urbano

 

Respecto a la transformación del centro urbano de Chiva se desprenden varias conclusiones de lo acontecido en el Pleno Ordinario mensual del Ayuntamiento de Chiva, celebrado ayer martes 26 de octubre de 2021. 

La moción presentada por el Partido Popular cosechó un fracaso absoluto. La negativa de este grupo municipal a negociar el contenido de la misma en las Comisiones Informativas previas al Pleno, provocó que sólo encontrase dos apoyos más allá de su partido, uno de la actual portavoz de Ciudadanos, Amparo Lapuente, que también fue concejala del PP hasta 2011 y candidata de ADUC entre medias, y otro apoyo del concejal no adscrito que fue expulsado del PSOE. Y frente a ella, encontró el voto en contra de Compromís y Más, Izquierda Unida, VINCHI y ADUC, que sumaron 11 votos de los 17 totales

El camino iniciado y recorrido por la ya denominada “mayoría progresista del Gobierno Municipal”, en la que se encuentran los cinco escaños de Compromís y Más y los dos de Izquierda Unida, fue capaz de despertar mayor apoyo en el Plenario, incluso desde la disparidad de opiniones. 

Este camino, bajo la consigna “gobernar escuchando”, no hace otra cosa sino cumplir con la hoja de ruta establecida desde el inicio de este proyecto: favorecer la participación ciudadana, escuchar todas las voces y diseñar el centro urbano de forma colectiva

Si bien la obra estructural de la calle Doctor Nácher, arteria principal de Chiva, podría haberse hecho de forma directa, no fue esa la opción del Gobierno, que prefirió impulsar un proyecto de urbanismo táctico para realizar todas las pruebas pertinentes y dar opciones de diseño a la gente. 

Hasta ahora, las diversas pruebas y cambios han estado siempre impulsados por peticiones asociativas, principalmente del comercio local, o ciudadanas, de vecinas y vecinos de las calles afectadas. 

Ahora, inmersos ya en la redacción del proyecto de obra estructural, se da un paso más en la misma dirección y se anuncia el último de los diferentes procesos participativos al respecto, que será durante el próximo mes de noviembre

Se van a realizar talleres formativos e informativos, mesas temáticas con diferentes sectores y lo más importante: una consulta ciudadana en la que la ciudadanía podrá votar sus preferencias en diferentes aspectos del diseño, incluido el espacio que quieren destinar al tráfico rodado o a la movilidad peatonal. 

La mayoría progresista del Gobierno Municipal ha destacado que, gracias a ser sus fuerzas políticas las que gobiernan, el Ayuntamiento trabaja en dos sentidos claros: por un lado, la apuesta por ganar espacio para las personas y por otro, el hecho de dar voz y voto a la gente. Los gobiernos conservadores nunca han apostado por restarle espacio a los coches ni mucho menos por darle poder de decisión a la ciudadanía. 

En esa línea, el edil de Desarrollo Urbano y Sostenibilidad, Manu Clemente Silla, aprovechó para recordar la cronología con la que todo este proceso se ha desarrollado, empezando por uno de los primeros textos al respecto, que se publicó ya en el mes de marzo, y un párrafo decía textualmente: “En unas semanas iniciaremos la primera experiencia de Chiva en urbanismo táctico, que nos servirá como prueba piloto para valorar el cambio impulsado y detectar cuestiones susceptibles de mejora. Así mismo, el proyecto de ejecución se redactará realizando procesos de participación ciudadana para tener en cuenta todas las opiniones y aportaciones.” 

En ese mismo sentido, la redacción del proyecto de la obra estructural, salió a concurso público en la Plataforma de Contratación del Estado con una clausula bien clara: “Entre los criterios establecidos se encuentra la participación ciudadana para la elaboración del proyecto. Se realizarán talleres participativos, encuestas, entrevistas u otros instrumentos similares de consulta para la recopilación de la opinión ciudadana. Así pues, se prestará especial atención a los comerciantes y se recogerán sus necesidades concretas para elaborar una memoria descriptiva recopilatoria de las aportaciones realizadas, tanto de la ciudadanía como de los comercios, argumentando las posibilidades de aplicación técnica y las conclusiones, con el objetivo de redactar el proyecto atendiendo la demanda vecinal.” 

Este ha sido, con palabras y hechos, el camino recorrido desde el inicio y que no ha interesado a la prensa sensacionalista ni a quienes, con ruido y manipulación, sólo han tratado de derribar políticamente la estabilidad del Gobierno. Y lejos de conseguir esos objetivos, este sigue siendo el camino. 

Ahora, tal y como ayer se anunció en exclusiva durante el Pleno, se inicia a lo largo de todo el mes de noviembre el último de los diferentes procesos participativos. Habrá talleres abiertos a la ciudadanía y mesas temáticas con diferentes sectores asociativos y comerciales. Finalmente, se realizará una consulta ciudadana en el portal de participación ciudadana en que el pueblo, con su voto, determinará qué centro urbano quiere para Chiva

Manu Clemente ha afirmado que: “Nuestra apuesta sigue y seguirá siendo modernizar Chiva en la línea de tantas otras ciudades de España y Europa, restando protagonismo al tráfico para ganar espacio para las personas, la movilidad, la accesibilidad y el comercio; pero escuchando a la gente, sin imposiciones ni ahora ni nunca; la participación ciudadana ha estado presente desde el primer minuto. La frase: “El centro urbano de Chiva será como el pueblo quiera que sea”, no es un eslogan, es un hecho.”